En el Villavicencio, con Daniel Ochoa, el Taller de Opera de Sinaloa que ofrecieron su Carmina Burana.

German Zambada Galván. 14 06 19

Culiacan, Sin.- Nuevamente a teatro lleno, el público vitoreó otra vez a la Orquesta Sinfónica Sinaloa de las Artes, tras un segundo y exitoso Concierto Azul con la cantata Carmina Burana, de Carl Orff, esta vez con nuevos solistas y con el Taller y Coro de Ópera de Sinaloa, así como la presentación del pianista Daniel Ochoa, que abrió el programa con la Rapsodia sobre un tema de Paganini, de Sergei Rachmaninoff.

Fue una noche de emociones intensas, en la que la famosa pieza de Rachmanimnoff fue abordada con firmeza, virtuosismo y sabiduría por el joven pianista Daniel Ochoa, en sus 20 variaciones sin intermedios tocadas límpidamente en animado diálogo con la Orquesta y provocando al final un encendido aplauso de los asistentes que entre bravos ovacionaron al concertista originario de Guasave y hoy radicado en Europa.

El concertista agradeció con un encore, el Estudio opus 39 No. 5 de Rachmaninoff, con el que se despidió de su público en un Teatro Pablo de Villavicencio con lleno total, donde cerró la primer temporada anual de la Orquesta, bajo la dirección artística del Mtro. Miguel Del Real.

Tras el intermedio, la esperada cantata Carmina burana, en la que a la Orquesta se sumaron el Taller y Coro de Ópera, así como el tenor Iván Valdez, que repite su participación de la canción del ganso asado; la excelente soprano María Herrada, que atrapó con sus bien logradas participación en Ave formossísima, y el impetuoso barítono mazatleco Armando Piña, que le puso énfasis a sus canciones de taberna.

Como hace una semana, el juego entre los diversos sectores del coro, en contubernio con la Orquesta, atrapó a los presentes desde el emblemático O fortune, hasta su conclusión en los 25 cantos que la integran.

Previamente al concierto, el maestro Aldo Rodríguez ofreció una charla en el vestíbulo del Teatro, en la que dio pormenores sobre esta pieza del arte universal, una de las más conocidas y apreciadas del siglo 20, ante un numeroso público

Rate this post